• Olga San Martino

La rumiación

Actualizado: 19 de jun de 2019



En el artículo de hoy, vamos a hablar de nuevo, de un problema de salud mental muy frecuente en consulta: los pensamientos ansiosos, obsesivos, rumiantes, repetitivos, incisivos, intrusivos, negativos…… Son todo sinónimos para describir el mismo concepto. Son LOS pensamientos de la ANSIEDAD.


El pensamiento es una parte muy importante de nuestra vida, de nuestra esencia como seres humanos, de nuestro Yo.


Pensar es parte de la vida. Cuando este pensar se convierte en pensamientos obsesivos o rumiantes, es cuando aparece el problema. Ya que no todo lo que pensamos ayuda y de hecho existen los pensamientos tóxicos. No podemos evitar sentir o pensar determinadas cosas, pero pensar “demasiado”, nos impide el desarrollo de una vida satisfactoria. Los pensamientos negativos u obsesivos, son pensamientos que no queremos, pero que no podemos evitar que aparezcan y nos invadan. Los pensamientos se vuelven intrusos de nuestra mente, y si les hacemos caso, pueden acabar convirtiéndose en obsesiones que limitan nuestras actuaciones. Esta necesidad de rumiar sobre lo que nos preocupa puede ocurrir en cualquier situación. Por ejemplo, cuando estamos en el trabajo, haciendo la compra o lavándonos los dientes. Sin darnos cuenta, pueden ocupar todo nuestro espacio mental, afectando también al estado de ánimo.


El proceso natural de reflexión interna, no siempre sale cómo esperamos y en vez de proporcionarnos mayor claridad, nubla nuestro juicio, entrando en una espiral de pensamientos negativos que se repiten una y otra vez.


¿A qué llamamos pensamientos obsesivos/ intrusivos/negativos/rumiantes?

Los pensamientos obsesivos son ideas repetitivas, recurrentes e involuntarias normalmente centradas en preocupaciones, miedos y angustias que impiden enfocar la atención en el presente. La ansiedad y el estrés son la causa principal de este tipo de pensamientos, que pueden afectar también al comportamiento.

Es como quedar atrapado en un huracán de pensamientos que da vueltas sobre sí mismo con una fuerza arrolladora, creando una especie de círculo repetitivo del cual es difícil salir



¿Cuáles son las consecuencias de padecer pensamientos obsesivos?


1. ANGUSTIA Y ANSIEDAD.

La rumiación provoca angustia y ansiedad, además de un gran desgaste emocional y físico. Los pensamientos tóxicos o intrusivos, bloquean y producen agobio.


2. VIVIR EN UN CIRCULO VICIOSO

Los pensamientos rumiantes o intrusivos, crean un círculo vicioso que fácilmente puede atrapar: cuanto más rumiamos, más nos sentimos obligados a seguir haciéndolo. La rumiación puede llegar a ser “adictiva”: cuánto más intentamos dejar de pensar, más pensamientos obsesivos aparecen.


3. FOMENTAR LA NEGATIVIDAD

La rumiación favorece los pensamientos negativos. Emplear una cantidad tan desproporcionada de tiempo en repasar una y otra vez, los acontecimientos negativos y dolorosos de nuestra vida, puede colorear nuestras percepciones generales de tal manera que empezamos a ver otros aspectos de nuestras vidas también de forma negativa.


4. POSPONER LA SOLUCION DE LOS PROBLEMAS

El pensamiento intrusivo/negativo, facilita la dilación de los problemas. Cuando se está en el bucle pensante obsesivo cuesta mucho tomar decisiones, pues se analizan una y otra vez los pros y los contras de todo.

Por ejemplo: un estudio encontró que las mujeres con pensamiento obsesivo, que encontraron un bulto en su mama esperaron 2 meses más que las mujeres sin obsesiones, para ir al médico.


5. FAVORECER LA PROCASTINACION.

La rumiación fomenta postergar las actividades para otro momento: el pensamiento de ya lo haré después, o ya lo hare más tarde, puede acabar provocando que nunca se realice la actividad (llamar a una amiga, buscar trabajo, limpiar el baño,..).

Otra característica del pensamiento obsesivo, que favorece la procastinación, es la búsqueda de la perfección. Esta necesidad de que todo sea y salga perfecto, hace que nunca se hagan las cosas por “que no se pueden hacer de forma perfecta” o “el momento no es el correcto” o “la preparación no es la adecuada”….

La perfección, puede ser enemiga de lo bueno, y por tanto, puede hacer que se pierda el norte intentando alcanzar lo imposible.


6. INCAPACIDAD DE VIVIR EN EL PRESENTE

El pensamiento en modo repetitivo, nos quita el AHORA. Estar en bucle pensante hace que no estemos disfrutando el momento. No somos conscientes de lo que nos rodea, ya que estamos metidos en nuestra cabeza analizando el pasado o sufriendo por el futuro.


7. DIFICULTAD PARA AFRONTAR LOS PROBLEMAS DE FORMA EFECTIVA

Las personas con que padecen pensamientos obsesivos o intrusivos, creen que preocuparse les ayudará a ver las cosas con una mayor claridad, creen que han de anticipar las dificultades y prepararse para lo peor. Esta actitud es completamente inútil y no sirve para ser resolutivo y afrontar de forma efectiva la vida. Anticipar lo que va a pasar no sirve de nada, pues nadie puede saber qué pasará en el futuro. Es una completa pérdida de tiempo. No se puede tener controlado el futuro sufriendo en el presente.


8. ES INÚTIL

Rumiar es inútil, ya que no sirve de nada porque no genera ninguna acción.

Para concluir comentar que el problema de la Rumiación o Pensamiento obsesivo, es muy común. Afecta a mucha gente, que lo lleva en silencio porque se avergüenza o porque no entiende que le pasa.


Aquí os dejo algunos pensamientos reales de pacientes, que se visitaron por padecer esta tipo de problema, a modo de ejemplo:


  • “Es como tener una voz dentro que no te deja pensar en nada más

  • “No lo puedo controlar, mi mente se dispara a pensar y no puedo parar

  • “Mi pensamiento va solo, no lo puedo controlar y me provoca mucha angustia

  • “Cualquier cosa me hace empezar a dar vueltas a la cabeza y no puedo parar

  • “Mis amigos me dicen que lo puedo controlar yo sola, pero no puedo

  • “Es una sensación horrible, estas metido en tu cabeza y desconectas del entorno

  • “Me impiden disfrutar de la vida

  • “Soy capaz de hacer una montaña de un granito de arena, y me provoca ansiedad

  • “Le doy vueltas a las cosas una y otra vez, como si mis pensamientos fueran un disco rayado

  • Siento que no puedo quitarme esta idea de la cabeza

  • Siento que pienso demasiado, estoy pensando sin parar y no puedo frenar

413 vistas

© 2023 by Centre Mèdic San Martino.

c/Villarroel, 145, local, 08036, Barcelona, España

Tel: 934515273

  • White Facebook Icon