• Olga San Martino

¿Sabes qué es la depresión atípica?



Como ya hemos comentado en otros artículos y todas sabemos, la depresión es una de las principales enfermedades que afectan a la salud mental.

Hoy vamos a comentar la depresión atípica que, a pesar de su nombre, no se trata de una patología inusual.


El término Depresión Atípica, fue empleado por primera vez en 1959 por William Sargent, Eric Douglas West y P.J. Rally, psiquiatras.


La idea era poner nombre al subtipo de enfermedad que padecía un determinado grupo de pacientes diagnosticados de depresión que no respondía a los antidepresivos tradicionales. Al analizar qué particularidades existían en su trastorno depresivo, vieron que presentaban características atípicas (es decir diferentes a las que todo el mundo asocia con la depresión típica.


¿Qué es la depresión atípica?

La depresión atípica es un trastorno depresivo que presenta: síntomas vegetativos inversos (aumento de peso o apetito en vez de anorexia, hipersomnia en vez de insomnio), un estado de ánimo que mejora con los acontecimientos ambientales agradables, sensación de pesadez de las extremidades, y un patrón de sensibilidad al rechazo.


Particularidades

Su sintomatología puede ser confundida con otros problemas, como el simple cansancio, el estrés o incluso las enfermedades metabólicas. Así, en muchos casos, esta condición queda camuflada, dificultando el diagnóstico. El/la paciente puede pensar que todo lo que padece es resultado del agotamiento laboral, del cansancio acumulado o debido a mala alimentación o la falta de ejercicio.


Desde un punto de vista clínico, en la depresión atípica destacan por encima de todo, los síntomas biológicos o vegetativos. Es decir, predominan las quejas de molestias físicas, de gran agotamiento, de ‘no poder con sus cuerpos’, “de cansancio infinito”, “de necesitar estar todo el día descansando”.


Síntomas

Signos vegetativos

Las manifestaciones vegetativas que pueden resultar más o menos prevalentes en los casos de depresión, son una de los síntomas predominantes de la depresión atípica.


Entre este tipo de signos destaca la astenia y la fatigabildiad en el contexto de falta global de vitalidad. Estas manifestaciones resultan más marcadas durante las primeras horas del día en muchos pacientes.


Así mismo, en este trastorno se suelen presentar cefaleas de características atípicas, trastornos digestivos, pérdida de apetito, sequedad de boca, dispepsias, gastralgias, estreñimiento, diarrea, pérdida de la libido, impotencia o trastorno del equilibrio.


En algunos casos de depresión atípica la persona puede presentar un trastorno que se asemeja al vértigo, el cual se caracteriza por la sensación de inseguridad en la marcha, sin llegar a caerse.


Ansiedad y fobias

Las alteraciones ansiosas son otro de los síntomas predominantes en los casos de depresión atípica. Las personas con esta patología suelen presentar estados de elevada ansiedad durante la mayor parte del día.


En este sentido, suele ser habitual que la ansiedad aparezca de forma continua a la disminución del estado de ánimo. La persona puede mostrarse ansiosa por el hecho de estar deprimido y el malestar principal recae en su alteración del estado de ánimo.


Empeoramiento nocturno

Otro signo típico de las depresiones atípicas radica en un empeoramiento del estado y de la sintomatología por la noche.


La persona con esta tipo de alteración del estado de ánimo puede «sentirse mejor» durante el día y experimentar una acentuación de su sintomatología depresiva durante la noche.


Insomnio inicial

Las dificultades para conciliar el sueño resultan también manifestaciones importantes y recurrentes de esta psicopatología.


Las personas con este tipo de trastorno tienden a tener muchas dificultades para dormir, y pueden pasarse noches en vela debido a sus dificultades para cerrar los ojos.


Hipersomnia diurna

Como consecuencia y como causa de la manifestación anterior, suele ser habitual que los sujetos con este tipo de depresión presenten elevadas horas de sueño durante el día.


El hecho de experimentar una acentuación de la sintomatología depresiva durante la noche y las dificultades para conciliar el sueño suelen derivar en cansancio extremo y somnolencia durante el día.


Así mismo, las elevadas horas descansadas durante el día suelen incrementar todavía más las dificultades para conciliar el sueño por la noche. Las personas con depresión atípica suelen dormir durante el día y estar desvelados y ansiosos por la noche.


Hiperfagia

A diferencia de la mayoría de casos de trastornos depresivos, donde la sintomatología suele acompañarse de una disminución del apetito y una pérdida de peso, en la depresión atípica suele observarse la hiperfagia.


Se suele experimentar un incremento excesivo de la sensación de apetito, hecho que puede conllevar la realización de ingestas descontroladas y a un notable incremento de peso.


Reactividad

La depresión atípica destaca también por preservar una cierta reactividad del estado de ánimo. Es decir, las personas con este tipo de afección son capaces de experimentar un ligero incremento del estado de ánimo ante acontecimientos positivos.


Este factor resulta importante a la hora de diferenciarla de otras modalidades depresivas, donde el interés y la experimentación de placer se encuentran altamente disminuidas.

No obstante, y en contrapartida, la depresión atípica suele presentar también una elevada reactividad hacia los acontecimientos negativos. Las personas con esta alteración suelen derrumbarse ante las menores adversidades, cayendo en una posición paralizante.


Abatimiento o parálisis pesada

Finalmente, la depresión atípica destaca por la experimentación de una sensación de pesadez en los brazos y las piernas.


Este factor fue uno de los más importantes a la hora de iniciar la investigación acerca de este tipo de depresión, ya que los sujetos con otras modalidades depresivas no suelen experimentar síntomas específicos en las extremidades.


TRATAMIENTO

El tratamiento de la depresión con síntomas atípicos es el mismo que el de cualquier trastorno depresivo.


Se ha de consultar con un/a psiquiatra para que establecer el tratamiento adecuado y tener en cuenta que para este tipo de síntomas, se han de dar tratamientos farmacológicos específicos.


El tratamiento psicológico siempre es adecuado y útil. Ayuda al paciente a entender que le está pasando y como lo puede afrontar.

302 vistas

© 2023 by Centre Mèdic San Martino.

c/Villarroel, 145, local, 08036, Barcelona, España

Tel: 934515273

  • White Facebook Icon