• Olga San Martino

La ansiedad social


La ansiedad social es uno los problemas de ansiedad más comunes, que en algún momento u otro de la vida todos hemos experimentado, en diferentes grados de intensidad y en diferentes situaciones.


Nos referimos a la llamado ansiedad social (algunos la llaman timidez extrema).


La situación más típica y común de ansiedad social, es hablar en público. A muchas personas, nos cuesta hablar en público, especialmente si se trata de dar una charla, una clase o un discurso delante de mucha gente. En esta situación, te sientes expuesto, piensas que todos te miran mal, que estás haciendo el ridículo y temes quedarte en blanco, mudo, sin palabras. Este es el caso más común de ansiedad social, llamada ansiedad social específica porque pasa en esta situación.


Pero la ansiedad social realmente molesta e invalidante, que provoca gran malestar y condiciona la calidad de vida de quien la padece es la ansiedad social generalizada

¿A que le llamamos ansiedad social o fobia social? La ansiedad social es, como cualquier fobia, un miedo intenso, persistente, crónico (grave para considerarse fobia) e irracional (el que la sufre, sabe que es irracional, pero no lo puede evitar) a ser el centro de atención y ser observado y juzgado por los demás. Es el miedo fóbico centrado en las relaciones sociales.


CARACTERISTICAS

  • Temor exagerado a ser objeto de juicios negativos por parte de otros.

  • Miedo irracional a ser juzgado o rechazado por las demás personas, especialmente por aquellas que todavía no conoce.

  • Terror crónico a ser el centro de atención y a comportarse de forma humillante.

  • Miedo o ansiedad intensa en las situaciones en las que el uno está expuesto al posible examen por parte de otras personas. Por ejemplo: las interacciones sociales (p. ej., mantener una conversación, reunirse con personas extrañas), ser observado (p. ej., comiendo o bebiendo) y actuar delante de otras personas (p. ej., dar una charla).

  • Miedo de la valoración negativa que los demás pueden hacer si actúas de cierta manera o se nota que estas nervioso.

  • Miedo a que te humillen o te avergüencen, que los demás te rechacen o se sientan ofendidos por lo que tú has hecho.

  • Evitación de las situaciones sociales, siempre que se pueda. Por ejemplo: Se ponen escusas para no quedar con el grupo de amigas.

  • Cuando no queda más remedio que participar en una situación social, por ejemplo una comida de trabajo, se lo pasan muy mal. Estas todo el rato tenso y pendiente de si te miran, rezando para que nadie te hable o te pregunten.

  • Elevada ansiedad anticipatoria: es decir, preocupación excesiva durante los días o semanas previos a una situación que provoca miedo. Como una comida familiar.

  • Este miedo a la interacción social, condiciona la vida del que lo padece de tal manera que llega a: arruinar los planes (no ir a una fiesta o a una cena con amigos por miedo a dar la nota), echa por tierra oportunidades de conocer nuevos amigos o posibles parejas, limita el desarrollo profesional y coarta a la persona (que se encoge para pasar desapercibida).

  • Siempre hay síntomas físicos como: sudoración de las manos, rubor (te pones rojo como un tomate), sensación de taquicardias, boca seca , sensación de que cuesta respirar, tartamudeo y problemas para hablar, temblores en todo el cuerpo, náuseas, molestias digestivas (diarrea o dolor de barriga), deseo urgente de orinar, escalofríos,

  • Los síntomas físicos, son muy molestos y empeoran la ansiedad social. Por ejemplo: estas en el trabajo y un compañero te pregunta, te pones roja al contestar, y el hecho de sentir que esta colorada, hace que te sientas más insegura y la ansiedad aumenta, y te pones más roja.

  • La ansiedad social es diferente de la timidez. Las personas tímidas son capaces de participar en situaciones sociales. Las personas con ansiedad social grave, evitan todo contacto social.



Situaciones que provocan ansiedad social con mayor frecuencia:


Hablar en público (99%).

Charla informal/reuniones (88%).

Acudir a fiestas (76%).

Mantener una conversación (64%).

Iniciar una conversación (60%).

Comer/beber en público (39%).

Escribir en público (31%).

Utilizar un lavabo público (8%).19​ ​



Conductas de seguridad

Son aquellas conductas o actitudes, con las que la persona que tiene ansiedad social, intenta protegerse, para atenuar o suprimir la ansiedad. Es como ponerse un airbag emocional para que pare los golpes o síntomas de ansiedad. Un ejemplo es el consumo de alcohol, actividad muy habitual para mitigar “los nervios”.


Otras conductas de seguridad pueden ser: Evitar mirar a los ojos o desviar la mirada, apartar la mirada si cree que alguien le va a preguntar algo, apoyar las manos en algún lugar por si tiemblan, meterse las manos en los bolsillos, evitar ciertas personas, lugares o ambientes, no saludar; ignorar a los demás; no participar, escapar y refugiarse en el cuarto de baño; no comer determinadas comidas por miedo a hacer el ridículo, preparar excusas para justificar ciertos comportamientos, situarse de forma estratégica en reuniones (ej. sentado al final de la clase, en extremos o laterales), broncearse o maquillarse para que no se note el rubor, usar ropas anchas y frescas para que no se note el sudor, caminar encorvado o agachando la cabeza, tener tics y hábitos nerviosos variados: mover una pierna, frotarse los ojos y la cara, tirarse del pelo, cruzar las piernas, pellizcarse, morderse las uñas, dar la razón en todo, evitar discutir.


Las conductas de seguridad atenúan la ansiedad a corto plazo, pero la pueden reforzar a medio y largo plazo.

0 vistas

© 2023 by Centre Mèdic San Martino.

c/Villarroel, 145, local, 08036, Barcelona, España

Tel: 934515273

  • White Facebook Icon